¿FASHION MACHINE? Machines centra su atención en el funcionamiento interno de la industria de tejidos de la ciudad de Surat, urbe del Estado de Gujarat. Además de la industria textil, en la ciudad de Surat se procede al pulimentado del noventa por ciento de los diamantes que circulan por el planeta. Inmersa en un proceso de industrialización no regulada, la urbe recibe abundante inmigración desde diferentes puntos de la India, para trabajar en lo textil. Ganan tres euros diarios, en una jornada de trabajo de entre setenta y ochenta horas semanales. ¡Muy poco fashion! ¿verdad?

COSAS. FASHION MACHINE

La película se titula “Machines”. A lo largo de la primera mitad del metraje, las imágenes de personas y cosas se confunden, con una clara voluntad de demanda de las condiciones laborales. A cambio de un miserable salario, los trabajadores desempeñan las labores repetitivas más propias de una máquina. De hecho, si fuesen un coche, por ejemplo,, o cualquier otra máquina similar, podrían arreglarse acudiendo a una web como tudesguace. Pero estas personas no tienen recambios para su desgastadas piezas. Y todo para que otros y otras vistamos por cuatro duros o presumamos de joyas. Que no digo que esté mal vestir con estilo y tal y tal, pero ¿a cualquier precio?

No somos coches y debiéramos tener unos con otros un poquito más de humanidad.  A estas personas les importa bastante poco si una actriz millonaria gana menos que un actor ricachón. O un director un día le toco el culo. No. A estas personas, hombres y mujeres, les preocupa sobrevivir. Y lo hacen a duras penas por cuatro chavos, entre otras cosas para que las hollywoodianas, tan reivindicativas ellas, en sus chalets de lujo, y todos sus seguidores y seguidoras, puedan llenar sus armarios de ropa barata.

Los objetos producidos en esta industria adquieren un singular protagonismo. Son los coloristas fardos de tejido indio. Se nos presentan en cuidadas composiciones visuales, prácticamente esteticistas, que disimulan el sufrimiento humano del que proceden. Estamos en un planeta donde las personas son tratadas como objetos, y los objetos como personas. No hay abanicos para esta gente. Ni para quienes se tienen que ir a vivir debajo de un puente o con los abuelos porque los alquileres han subido a niveles indecentes.

Ni siquiera esa ropa tan barata que ellos hacen está hecha para ellos. No se la pueden permitir. Mientras en los Goya todo el mundo desfila al son del discurso oficial en el Festival de Sundance premian cosas que tienen que ver con los problemas más graves que tiene la gente del mundo, y de los que casi nadie habla.

Y no es que yo quiera que un médico cobre menos que una médica o un peón de albañil más que una peona. No. Es que me revela que no se hable de otra cosa más que de estas “poses” que al final no solucionan nada, y del culebrón del independentismo. Y esos no son problemas de la gente normal. Lo que si es un problema es que lleves el coche al taller para cambiarle las pastillas de frenos y el mecánico te pida al final, entre que si discos y otras cosas cerca de 400 euros. Y te joden el mes.  Es entonces cuando piensas cuanto te gustaría cobrar por lo menos una décima parte de lo que cobra Eva Longoria o Penelope Cruz.

¿FASHION MACHINE?

El sueco Olsdal

Un bajista muy, muy alto y elegante, es el del grupo Placebo. No se si os acordaréis. Junto al cualificado productor malagueño Miguel López se han propuesto enseñar el ánima de las máquinas, humanizar con presentimientos de carne y hueso las salvajes catarsis bailables que anidan en discos duros. Un arsenal de ordenadores y una sala de mandos con un cuarteto de cuerdas, por entero femenino, que aquí no hay cuotas, y aparte una cantante de apoyo y un batería electrónico. El resultado es interesante.

Arte y tecnología. La máquina de Ilustrar. Es el tema de una conferencia a la que asistí hace unos días. Ahí pude contrastar idead con lo que decía la ilustradora Ana Juan, Isidro Ferrer, Pep Carrió y el escritor Grassa Toro. Se hablaba de los mecanismos de aproximación de la ilustración a las nuevas tecnologías TIC, como el desarrollo de un nuevo lenguaje visual desde este diálogo entre lo analógico y lo digital.

Snowhite’s Secret Tale, es una aventura gráfica interactiva basada en la obra Snowhite de Ana Juan. 

¿FASHION MACHINE?

Definición de “máquina”

Artificio para aprovechar, dirigir o bien regular la acción de una fuerza.

Entendemos pues que las máquinas son invenciones del hombre a consecuencia de su dominio técnico sobre la naturaleza, con el objetivo de poder ayudarle en su trabajo, minimizando todo lo posible el esfuerzo físico y reduciendo el tiempo de ejecución. La dificultad y perfección de estas máquinas ha quedado determinada por el referido dominio técnico y los avances en tecnología conseguidos por el hombre sobre el medio que lo rodeaba. No dice en el diccionario de la real Academia de la lengua Española (que no castellana) que la máquina es un artilugio usado por algunos hombres y unas pocas (menos) mujeres, para enriquecerse hasta el infinito y dejar en el paro y la miseria a millones de personas.

Desde que existen las máquinas el arte ha mostrado un singular interés hacia ellas. En su relación más directa, han ocasionado fascinación entre los artistas y las han transformado en el motivo central de ciertas obras. Es el caso de los cuadros de los impresionistas que toman a la locomotora como eje vertebrador de su arte. O de forma secundaria, aquellas que se relacionan con el arte al asistir en la preparación de ciertas creaciones, en tanto que sin las maquinarias de andamiaje no hubiera sido posible la construcción de las agrandas bóvedas de Santa Maria dei Fiori en Florencia, por ejemplo.

 

Pese a ser instrumentos elaborados por el hombre, su existencia siempre ha generado intensos debates. En función de su utilización se ofrecen dos perspectivas diferentes. Pueden servir para darnos a todos mayor calidad de vida o bien pueden ser un instrumento de destrucción que tiene como finalidad incluso la muerte. Uno de los artistas que mejor ha reflejado esta idea de dualidad que representan las máquinas ha sido Leonardo da Vinci.

Lo proyectó en sus dibujos este genio del Renacimiento. Creó fascinación y terror.

¿FASHION MACHINE?

Máquinas sentimentales

Es una muestra que concibe la idea de que los objetos no son simple herramientas, sino más bien la extensión de nuestras emociones. Varios artistas peruanos y también internacionales presentan lo más profundo de su ser. Estos artistas tienen una particular visión de la realidad de las máquinas, que recrean en un planeta imaginario a través del lenguaje multimedia. Ellos son: Patrick Tschudi y Lilia Villafuerte de Perú, Laura Malinverni de Italia, Diego Sabogal de Colombia y Janine Soenens de Perú.