moda española: Modesto Lomba – España es el país donde se marcan las tendencias

03/26/2018 – Lomba: Después de la Alta Costura y del prêt-à-porter nos encontramos viviendo el reinado del fast fashion. Con el grupo Inditex a la cabeza. Somos un país muy creativo, con un enorme número de diseñadores distintos y muy cualificados. Después de Francia, como gerente del lujo y la Alta Costura, e Italia con el prêt-à-porter, España sería el tercer eje con su fast fashion.

El 2,9% del Producto Interno Bruto español procede del mundo de la moda.

En España nos equivocamos históricamente en nuestros modelos. La moda francesa no la hicieron los italianos ni tampoco los americanos. Fueron los franceses. Falta una implicación de país para poner en valor todo un área. Mantenerlo en el tiempo no será fácil si no tomamos elecciones lo bastante serias. Histórica y geográficamente, España tiene un hueco como país fuerte en la Moda. Pero sucede que a España le falta confrontar frente al espejo.

Las fechas y el calendario en todo el mundo no son fáciles para Madrid, Barcelona o Londres. Es difícil colocarse. La Moda es algo dinámico y como tal, no supone que los cambios tengan que ser eternos.

La formación técnica de Lomba fue en Barcelona, sus inicios allí fueron muy intensos. Había una capacidad en tejidos, confección, técnicas, conocimiento… y todo eso se perdió. Por una mala gestión política que no supo comprender que la creación era sustancial para sostener esa industria, que habría sido el engranaje que le habría faltado. Los ritmos se aceleran, el ‘see-now, buy-now’ se impone como modelo y el fast fashion se alza como valor primordial de la tendencia española.

El alegato del diseñador cambió con el ‘fast fashion’. En este momento estamos hablando de identidad propia de la marca, de personalidad, y por el momento no tanto de las propias tendencias. En la actualidad las crea el grupo Inditex, que es el que posiciona la tendencia en las capitales de todo el mundo. El avance empresarial de una marca no es fácil. Tenemos la posibilidad de hallarnos con modelos de enorme distribución como Adolfo Domínguez.

Cuando compañías extranjeras entraron en el capital de nuestras marcas, como ocurrió con Loewe, las gentes se echaron las manos a la cabeza. Pero era lo que debía ser. Chanel siempre será francesa independientemente de dónde venga su capital. Loewe será siempre nuestra. Para nuestras marcas, colocarse en el mercado francés es difícil históricamente. Y seguimos observando estas adversidades en las ferias.

YO OS HE CONTADO ALGO SEGÚN MI OPINIÓN, PERO NOS CUENTAN MUCHO + ESTA GENTE DE EL PAÍS AQUÍ.