PARA SABER ELEGIR ENTRE OPCIONES DE MENU PARA BODAS

Lo primero de todo antes de elegir entre las distintas opciones de menu para bodas es el sitio. Y una vez escogido hay que elegir el menú. Es el siguiente paso, por lógica y porque lo dicen así los entendidos de esto. No tiene por que ser un quebradero de cabeza si lo hacéis siguiendo estos y otros consejos. Tened en cuenta, y supongo que estáis leyendo esto, los novios, aunque también puede que no, pero da igual, que el menú perfecto no es el que os gusta a vosotros dos, sino también al resto de los invitados.

PARA SABER ELEGIR ENTRE OPCIONES DE MENU PARA BODAS

Hay que saber cual será el número de invitados, pues esto es un dato que influye en el tipo de menú. No es exactamente lo mismo cocinar para treinta que para cuatrocientos. También hay que tener en cuenta la estación del año, y si será comida o cena. En cualquier caso el objetivo es que sea un menú elaborado con productos de primera calidad.

El look de los invitados no será igual de día que de noche. Tampoco en invierno o en verano. ¿Verdad? Pues el menú tampoco. Si la boda es a la noche el menú deberá ser más ligero. A base de pescados y verduras.

Hay que escoger pluralidad y variedad.

Seleccionemos previamente tres variedades de entrantes, pescados, carnes, sorbetes, postres y también, por supuesto, los vinos. Miremos detenidamente el menú para saber si es lo suficientemente variado. No nos centremos solo en un género de carne. Para la degustación previa a la contratación no escojáis cosas que ya sabéis que no os gustan. No tiene sentido hacer trabajar a los profesionales en balde. ¿Lo entendemos? Bien…

Lo normal es que el sitio donde vais a hacer el banquete os facilite todo lo posible una buena elección. Como ejemplo este sitio en bodas madrid para que vayáis viendo todas las posibilidades de un buen menú. Si se trata de bodas de verano, los platos más refrescantes. Y también os daréis cuenta de lo importante que es elegir productos de temporada, para que la calidad y el éxito estén asegurados.

Conviene que os paréis a pensar por unos días sobre los diferentes gustos gastronómicos de los invitados. No es mala idea investigar, preguntar…

Escoger carnes o bien pescados pero no os guiéis solo por vuestros gustos,pues no sabéis hasta que punto pueden estos ser compartidos por el común de los invitados. Servir pescados y carnes menos comunes, o bien menús con ingredientes poco frecuentes puede ser peligroso. No os aventuréis a que a los invitados no les guste. Dejaros aconsejar por el equipo del catering o por la cocina.

Podemos ver en bodas madrid hasta que punto es importante el cuidado de todos los detalles, en la elección del menú pero también en todo lo demás. Son quienes hacen bodas todas las semanas quienes tienen experiencia en la celebración de este tipo de acontecimientos. Se las saben todas y su opinión es fundamental.

El menú puede ser de diferentes clases. De múltiples platos más postre, con recepción basada en un cocktail, que se acostumbra a saborear de pie, o el Menú tipo bufé, en el que hay autoservicio. Probad las veces que haga falta hasta que encontréis el vuestro. No os dejéis llevar solo por la vista, no comáis con los ojos. La presentación es muy importante pero loes aún más el sabor, la textura, etc.

En casi todos los sitios a donde vayáis a hacer una prueba tendréis una serie de menús cerrados, pero eso no quiere decir que no os puedan dar la opción de variarlos ligeramente para incorporar vuestros deseos.

Y no dejéis de tener en cuenta otras cosas, tales como si vais a incluir un cóctel de bienvenida, que el menú no sea excesivo. Que los platos sean más bien tradicionales, no son las concentraciones de muchos invitados las que mejor se prestan a probar cosas exóticas, seguro que habrá un porcentaje, más bien alto, de gente que no lo valorará. Y os lo digo por experiencia.

Más cosas y ya termino. Que solo uno de los platos tenga carnes rojas o bien blancas. Tener opciones para aquellas personas que sean vegetarianas, celiacas o bien que requieran un menú singular.

Los menús de cuatro tiempos pueden también ser económicos. Son los que incluyen una entrada, sopa, plato fuerte y el postre.

Deja un comentario