original penguin men  – Os cuento un poco de la historia de la compañía de ropa original Penguin – ESTILOS ICONICOS

 

En 1955, un ambicioso vendedor llamado Abbot Pederson viajó a Nueva York, de ventas para la marca Munsingwear. Cuando salió de su casa para tomar un vuelo, decidió ir a un bar local a tomar un whisky. Poco sabía él que sus próximos pasos tropezarían con la historia.

Fue por un camino equivocado a través de una calle de Manhattan y extrañamente se encontró de nuevo frente a la tienda de un preparador de animales. Decidió que necesitaba un compinche para el vuelo, compró un pingüino y lo llamó Pete. En algún momento durante el vuelo y después de otro cóctel o tres, accidentalmente se rompió la cabeza de Pete el Pingüino.

Una azafata seductora, de quien Pederson había disfrutado durante todo el vuelo, le quitó la corbata y la envolvió alrededor del cuello del pingüino. Bromeó que un pájaro tan elegante merecía ser inmortalizado, tal vez incluso con una camisa. Un icono nació con esta idea.

En pocos años, la camiseta de golf Munsingwear bordada con la imagen de Pete era sinónimo de una liga de leyendas como Frank Sinatra, Dean Martin, Arnold Palmer y Clint Eastwood. Hoy, Original Penguin combina la emblemática ropa deportiva estadounidense con un estilo moderno para crear una amplia gama de productos para una marca de estilo de vida completa. Hecho para originales de no va más. Hay quien dice que un poco o bastante pijos. Quizás si, o quizás no tanto como la del cocodrilo. ¿Sabéis el chiste?

Un buen día el Amado Líder norcoreano y Donald Trump deciden enfrentar a sus perros en un combate y decidir así la suerte del mundo. Se dan un año de plazo para el evento. Cuando llega el día el Amado Líder se presenta con un perro chiquitito, eso si, ladrando como un descosío. Trump llega con un pedazo de dobermán poco más pequeño que un elefante. Ya puestos al combate cuerpo a cuerpo, va el perro pequeñito, abre de repente una tremenda bocaza y se come de un bocado al perrazo de Trump. El líder del mundo libre no daba crédito, El Sabadell tampoco, y pregunta ¿Como es posible, si me he pasado un año alimentándolo y engordándolo con lo mejor? Me he gastado cientos de miles dólares. A lo que el Amado Líder le responde, pues anda que a mi no me ha costao na (en coreano) la operación de estética del cocodrilo.

😀 😀  😀  😀 

LA WEB OFICIAL DE PENGUIN AQUÍ