PEQUEÑAS GRANDES CASAS PARA FAMOSOS Y GENTE “NORMAL”. – Algunos famosos aún con toda la fama que tienen, nunca pierden el contacto con sus raíces. Se marchan con su familia y amigos a Los Ángeles o bien a cualquier otro sitio y cuando vuelven unos días a su tierra ¡que majos son y que joviales! !Y que bien que inviten a medio pueblo en el bar!

Caer en gracia en el pueblo de donde te fuiste pues se te quedaba pequeño no es moco de pavo. Y si vuelves con dinero, cualquier pecadillo pasado se te excusa y se olvida…

La bendición financiera la das tu, como el sacerdote cuando reparte ostias, o bien hostias, que de las 2 cosas hay bajo la viña del Señor. Aunque no tengas redes sociales te enteras de que la chica que no valía pa na es ahora es una modelo conocida y se ha comprado un casoflón justo a la vera de la finca de tu abuelo.

¿De qué va esta vida? Pues no lo se, pero si se que miles y después millones de personas van a pensar no en si el pasado existe o bien no conforme a Stephen Hawkins sino más bien en comprarse una casa como la de la Penelope, por eso de “por que yo lo valgo”. El caso es que me voy por los Cerros de Úbeda…

Generalmente, los factores más esenciales a tener en consideración cuando se compra una casa son metros, metros y metros. En ocasiones, solo vas a usar una cuarta parte, pero da igual, hay que presumir. De la ciudad de Los Ángeles a N. York, de Florida a la Costa Azul, áticos, villas, ranchos de celebridades mundiales, todo eso conforma lo más exclusivo del mercado inmobiliario internacional.

No puedes evitar meterte en la cabeza: tengo que comprar chalet, y repetírtelo mentalmente una y otra vez hasta que la idea parezca una cancioncilla como El Despacito. Será tu primer “deseo”.

PEQUEÑAS GRANDES CASAS PARA FAMOSOS Y GENTE “NORMAL”.

Oporto

Es la residencia de Sara Carbonero. Aunque siempre que puede se escapa a Madrid, y a su pueblo natal, el toledano Corral de Almaguer. Y cuentan que quiere comprarse una casa allá. Una publicación recoge en su página web que la comunicadora ya ha empezado con las obras de rehabilitación de una casa, ubicada en el centro del pueblo.

Y cerca de la ciudad de Londres, Banderas, en el condado de Surrey tiene su casa. Una de ellas. Entornos de verdes urbanizaciones. Todas ellas, como la vecina de Wentworth, en Virginia Water, cerca de Windsor, son muy exclusivas. Banderas podría acercarse al club de golf privado de Wentworth. Un tailandés desea hacer Wentworth más exclusivo de lo que lo es. La disputa entre un conjunto de asociados y el nuevo dueño se conoce como “ricos contra súper ricos”.

La zona de Virginia Water, al lado de los prados por los que se pasea Antonio Banderas, cuenta con calles y casas con renombre de España (Ebro, Tortosa, Morella, Cantavieja) pues el terreno perteneció de mil ochocientos cincuenta y cuatro a mil novecientos veinte a la viuda del general carlista Ramón Cabrera, asilado en Inglaterra tras perder la guerra en España y sepultado en el camposanto de Virginia Water.

PEQUEÑAS GRANDES CASAS PARA FAMOSOS Y GENTE “NORMAL”.

En Lanzarote, un famosete a quien no nombraré, paga cinco millones de euros para que nadie le quitase la casa.

Las mini-casas.

Esto va de gente que se compra una casa pequeña, y se ralla mucho después porque es pequeña y llama al equipo del programa a que le solventen el inconveniente. Lo peor del Reality es que la mayoría de esas minicasas cuestan casi tanto o más que una casa normal en España. Y la peña norteamericana ahí tan orgullosos de vivir en lo que ellos creen es un gran país. No lo deben de pensar a sí los millones y millones de familiares de muertos porque no tenían seguro médico. Y luego se quejan algunos de España. Deberíamos decir bien orgullosos ESPAÑA, ESPAÑA por donde fuésemos. No sabemos lo que tenemos. Pero claro, si no has salido mucho del pueblo de Girona en donde naciste y toda tu vida te han dicho que todas tus desgracias son por culpa de unos malvados, corruptos y paletos españoles ¿que vas a pensar tu?

Merced a las redes sociales, he descubierto que no soy el único que comparte este vicio. Que a mucha gente le gusta tener una residencia propia o alquilada y organizarla y decorarla a su gusto. Los realities sobre casas tienen todos y cada uno de los elementos para ser porno para millennials.

¿Podemos tener una vida digna y satisfactoria sin que nos tomen el pelo? Mientras que no nos creemos falsas esperanzas, o bien esperanzas nada saludables, podemos ver la tele de vez en cuando sin cabrearnos con nuestra propia estupidez. Todo va a ir bien. Tal y como está el patio, es saludable soñar y saber elegir entre el amarillo mostaza y el amarillo canario.