Amaya Arzuaga se inspira para esta colección en la obra del pintor neoyorquino de arte abstracto Lorsen Feitelson. Se trata de uno de los creadores del Hard Edge, un movimiento de fotografía japonesa en blanco y negro allá por los sesenta y setenta.

Dos colores, silueta mariposa, pantalones y espaldas partidas, cuellos altos, hombros oversize. Los materiales: el fieltro industrial,  franela, neopreno, cuero, punto grueso y cashmere.  Colores negro, naranja, gris vigoré , verde petróleo, camel y beige.